El articulo que sigue es una traducción del original en repair.eu :https://repair.eu/news/apple-crushes-one-man-repair-shop/

Hoy se marca un retroceso para el movimiento del Derecho a Reparar. Henrik Huseby, propietario y técnico de una pequeña empresa noruega, perdió su batalla legal contra la empresa de un billón de dólares, Apple, en la Corte Suprema de Noruega. Con esta decisión, Apple continúa bloqueando con éxito el acceso a repuestos restaurados o reacondicionados para reparadores independientes.

Apple afirmó que Huseby presuntamente estaba importando pantallas de iPhone “falsificadas”. Huseby negó esto, diciendo que simplemente usó pantallas de iPhone restauradas que nunca publicitó al público como partes “genuinas” de Apple.

Mientras que el Tribunal de Distrito de Oslo dictaminó en 2018 que Huseby no violó la marca registrada de Apple, porque Huseby nunca afirmó usar piezas de repuesto originales no utilizadas, el Tribunal de Apelaciones dictaminó en 2019 que las pantallas importadas son copias ilegales. El caso fue llevado a la Corte Suprema.

“Esta es una gran victoria para compañías como Apple que desean cerrar pequeñas empresas como la mía y controlar los precios de reparación. Pueden afirmar que el costo de cambiar una pantalla será el mismo que comprar una nueva, por lo que no tiene ningún valor repararla. Están bloqueando su competencia y creando un monopolio ”, dice Huseby.

Huseby asumió un riesgo considerable llevando este caso hasta su Tribunal Supremo, cuando otras empresas en la misma situación han cedido ante Apple para evitar el juicio y considerables gastos legales.

Tuvo una ayuda de 10.000 € aportados en donaciones que llegaron de cientos de donantes de Noruega, Europa y el resto del mundo. Después de haber pagado los honorarios por sus apelaciones, ahora se enfrenta a graves consecuencias financieras, que incluyen el pago a su propio equipo legal y € 23,000 a Apple.

Los derechos de autor como arma, por el diseño de Apple

Los jueces noruegos tomaron la decisión final simplemente evaluando las violaciones de marcas registradas en estas pantallas, basándose en detalles oscuros y técnicos que son completamente invisibles para los consumidores. No volvieron a examinar la resolución del Tribunal de Apelación, mientras que Huseby aún sostiene que eran partes restauradas.

Las pantallas restauradas en China provienen de compañías que eliminan el cristal roto del LCD original de alta calidad de Apple y le aplican un cristal nuevo. Por lo general, el resto del ensamblaje es una pieza original y reutilizada, y el cristal está hecho por un tercero.

Como dice Huseby, Apple usa la ley de derechos de autor como un “arma” al colocar múltiples logotipos y códigos QR en cada componente de sus pantallas, sabiendo que el mercado gris chino no piensa específicamente en los reparadores de otros países que hacen cumplir celosamente los derechos de autor. Esto crea una especie de “ruleta” para los reparadores que desean importar piezas económicas y renovadas de China. Luego, Apple puede solicitar a las autoridades aduaneras de estos países que confisquen los envíos de piezas restauradas.

Mientras tanto, Apple se niega a vender repuestos genuinos a reparadores independientes en Europa. Por lo tanto, sólo tienen una opción: comprar piezas genéricas inferiores o piezas restauradas o reacondicionadas, como las que compró Huseby.

El uso agresivo de los derechos de autor por parte de Apple para blindar las reparaciones independientes  eleva los precios a los consumidores, que se ven obligados a elegir los servicios técnicos oficiales de Apple muchos más caros, pero que tienen acceso a piezas nuevas y genuinas. Por ejemplo, mientras Apple en Noruega cobra 1 959.75 NOK (185 EU) por el servicio de correo para reemplazar la pantalla en un iPhone 6s, los servicios de reparación autorizados de Apple en Noruega cobran 2699 NOK (255 EU), más del triple que Huseby, 800 NOK (75 UE).

Una reciente encuesta del Eurobarómetro realizada por la Comisión Europea muestra que casi 8 de cada 10 europeos piensan que se debería exigir a los fabricantes que faciliten la reparación de dispositivos electrónicos o la sustitución de piezas.

Esto también afecta al planeta, ya que los altos precios de las reparaciones empujan a los consumidores a renovar los productos cada vez más rápido. Un informe de EEB demuestra que extender la vida útil de los smartphones europeos en solo un año ahorraría el equivalente en CO2 de retirar un millón de automóviles de la carretera.

“Claramente, la ley está fallando a las personas y al planeta. Es hora de que la ley se ponga al día ”

Chloe Mikolajczak, activista de la campaña europea del derecho a reparar.

“Este caso fue sobre Apple usando su poder para presionar a las autoridades noruegas y controlar el proceso, y sobre la letra de la ley que es inapropiada para el momento en que vivimos. Ampliar los ciclos de vida móviles a través de la reparación es la mejor manera de reducir su impacto ambiental, y las piezas restauradas son la opción más ecológica y rentable ”.

Qué es lo siguiente

La campaña europea El Derecho a Reparar ha ayudado con sus esfuerzos de recaudación de fondos y ahora está pidiendo medidas para evitar que otros reparadores como Huseby tengan que pasar por esto nuevamente.

Ahora mantenemos a la Comisión Europea en su compromiso de “un derecho de reparación” en el Plan de Acción de Economía Circular, para garantizar el acceso universal a repuestos genuinos asequibles para todos los productos electrónicos tanto para los profesionales de la reparación como para los consumidores.

FIRME NUESTRA PETICIÓN para acceso universal a repuestos

Para informarles sobre la victoria anticompetitiva y perjudicial para el medio ambiente de Apple en Noruega, enviamos una carta al Comisionado de Competencia de la UE, Vestager, y eurodiputados europeos de diferentes grupos políticos.